El feminismo en el arte: The Chrysopoeia of Mary the Jewess

By / 3 meses ago / Opinión / No Comments
El feminismo en el arte: The Chrysopoeia of Mary the Jewess

Por: Lina Cabrera – Docente

Imagen: Leonora Carrington /1964 / Oleo

 

Persecución.

Transformación

Emancipación

Cuando vi por primera vez la obra de Leonora Carrington, el espacio amarillo me encegueció por un momento. Después de un rato y pasando el primer golpe visual de las figuras ensombrecidas —que poco a poco empiezan a aparecer como humanos, tal vez disfrazados— y animales, se develan pequeñas figuras en blanco, delgadas líneas que parecen símbolos, y de repente un espacio completo en una perspectiva extraña: estoy ante una escena ritual en donde hay tres cosas que llaman mi atención, la primera es el título, la segunda es la bruja, y la tercera es la actitud de contemplación de las figuras circundantes.

Sobre el título, Mary the Jewess, también llamada María prophetissa, es un personaje histórico que se conoce por los escritos de Zosimos of Panopolis. Sus trabajos están enfocados, al parecer, en la alquimia, y aunque ninguno de sus textos sobrevivió, se le atribuyen varios descubrimientos a favor de la química actual, entre ellos las metodologías de leukosis (blanqueamiento) y xanthosis (amarillamiento). De Mary the Jewess, sobre todo es importante y pertinente hablar de una máxima que se le atribuye, que se conoce como el axioma de María:

Uno se convierte en dos, dos se convierten en tres , y del tercero nace uno, como el cuarto.

Este axioma sería no solo usado para el desarrollo de la química moderna sino que también sería fundamental en el planteamiento de individuación de Carl Jung, autor ampliamente leído por Leonora Carrington en su juventud por influencia de su compañero sentimental Max Ernst.

En este planteamiento, Jung habla de la psicología colectiva como una forma de entender al individuo por la diferencia con los otros en sus particularidades, aunque este se siga entendiendo parte de una todo igual. En este sentido, también se concibe como el proceso por el cual los individuos inconscientemente reflejamos nuestra personalidad independiente del colectivo, esto puede representarse a través de la imaginación, de la libre asociación y de los sueños.

En este punto, podemos decir que la obra de Leonora Carrington hace parte de un movimiento surrealista que trae consigo desde Europa, su huida de la Segunda Guerra Mundial hacia México la acerca a varios autores de la misma línea pictórica como Remedios Varo y Frida Khalo, que como ella, han sido atravesadas por el dolor y la tragedia. La expresión plástica, que sigue la línea de pensamiento de la reivindicación del inconsciente como una verdadera emancipación de la plástica, que desarrolla el potencial creativo del artista como ser individual, permea la obra de estas artistas que encuentran en el surrealismo una salida creativa ante el dolor de sus propias experiencias.

En segunda instancia  debemos preguntarnos, ¿Quién es la bruja en la pintura, es la representación de María la química o en realidad es Leonora la artista? El autorretrato no es una constante en las obras de Leonora Carrington, aunque si está presente en las obras de sus colegas mujeres, y con bastante frecuencia en el surrealismo en general. La transformación de esta mujer en león, que practica brujería y que está en medio de un trance con sus senos descubiertos, se acerca mucho a las lecturas recurrentes de Leonora sobre esoterismo y brujería. María, la química, nunca es descrita como una bruja, por el contrario goza de cierto estatus intelectual que la ubica en el campo de los estudios científicos más que de los supersticiosos, y aunque los estudios sobre la alquimia si tienen un componente importante de espiritualidad y magia, no puede ser considerado como una práctica ingenua o sin una metodología científica. Podría ser, entonces, que estemos viendo una escena de autorretrato, dónde Leonora, la artista, esté transformando su entorno en oro y dónde ella misma se transforma y se reconoce como parte del todo y aún así diferente por su nuevo cuerpo, por sus nuevas características siguiendo la teoría de Jung.

Por último en la escena, toda la composición vuelca el centro de atención a la bruja, a Leonora. Las figuras que se observa que son masculinas, son ancianos en actitud contemplativa, de caras recias y mirada fija, expectantes, pero a la vez transformados. los hombres solo la miran distantes, y los niños aprenden. Existe una tercera figura, totémica, con ojos, que no es humano ni animal, que parece un árbol humanizado, este parece ser el dios regulador, expectante igual, pendiente del movimiento y de la acción. En este punto entendemos la transformación femenina, la mujer, que en la pintura clásica hace las veces de sujeto pasivo, cambia su roll, la mujer no está aquí esperando un milagro, no está esperando un salvador, ni mucho menos está relegada como parte de los espectadores, por el contrario, ella es la acción, es el movimiento y es la transformación.

Es importante aclarar que las luchas feministas se gestaron cuando Carrington pinta su obra, sin embargo, la construcción teórica del movimiento no puede desconocer los avances anteriores en otros campos del saber por parte de otras mujeres. El feminismo, en su sentido amplio, y no necesariamente en su construcción histórica, habla de la emancipación de las mujeres del rol impuesto por el género, en ese sentido, la obra de Varo, Khalo y  posteriormente Carrington son ejemplos de esa ruptura de rol, no por ser mujeres pintando, sino por ser ellas quienes transformaron la supuesta pasividad femenina en el centro de acción, no hablando de su feminidad ni describiéndola, sino encontrando en su propia vida la fuente de reivindicación de su pensamiento y de su hacer artístico.

En el cuadro, entonces, la mujer que es acción y movimiento, realiza el rito de transformación de su entorno, lo pinta de amarillo con su metodología alquimista y lo llena de movimiento mediante su rito, en esa medida, Leonora, la bruja, se libera de su forma impuesta y de su rol pasivo.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked. *

A %d blogueros les gusta esto: